Te conocí por una de esas circunstancias de la vida, que poco tuvo de casual más que la informalidad de nuestra vestimenta. La atracción fue mutua, instantánea e inconmensurable, pero quizás por orgullo o por miedo, fingimos no darnos cuenta.

Nuestro cariño creció, pero nos escudamos en las palabras para no demostrar nuestros verdaderos sentimientos. Fingimos recorrer caminos separados, cuando en realidad andábamos a la par, avanzando juntos hacia un mismo destino.

Permanecimos así mucho tiempo, hasta que los días se convirtieron en años y el fuego de nuestra juventud se perdió en el viento. Cuando finalmente se acabaron las excusas, la vida nos encontró cubiertos de tierra, a tres metros bajo el mismo suelo.

Anuncios

10 comentarios en “Bajo el mismo suelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s